Estás aquí
Inicio > Novedades ecológicas > La fiebre de los alimentos BIO

La fiebre de los alimentos BIO

Catalunya a la vanguardia de los alimentos BIO

Noti-RSE

Los productos bio están en pleno auge. El consumidor busca la etiqueta que certifica que un alimento no ha crecido en tierra abonada con fertilizantes químicos ni ha sido tratado con pesticidas, y cada vez son más agricultores que se adaptan a la demanda.

La producción ecológica está en crecimiento constante porque cada vez hay más clientes que la reclaman”, explica Neus Ferrete, subdirectora del Departamento de Agricultura de la Generalitat (parlamento de Catalunya). “Sabemos que abastecer a toda la población con productos ecológicos es imposible, porque se necesitan muchas hectáreas de terreno y más mano de obra”, admite Ferrete, “pero en Cataluña queda mucho camino por recorrer y es bueno que haya una alternativa al consumo habitual”.

La diversificación del sector ecológico ha hecho que la producción aumentase en 2016 un 21,1% comparado a 2015. Esto quiere decir que se llegó a más de 170.000 hectáreas dedicadas a esta actividad. De la superficie destinada a los cultivos, casi 40% corresponde a viñedos; 23% a olivos; 16% a cereales y legumbres; y 8% de la superficie se dedica al barbecho.

Catalunya a la vanguardia de los alimentos BIO

Aunque las hectáreas destinadas a la siembra de la fruta ecológica es solo un 3% del total, es el cultivo que más ha aumentado: un 38,8% respecto al año anterior. Una de las empresas con mayor experiencia en el tema de la fruta ecológica –Germans Coll-, produce al año unas 500 toneladas de fruta. “Tenemos manzanas y peras ecológicas, y algo de ciruelo, membrillo y viña”, explica Jesús, que relata cómo hace casi veinte años los Coll decidieron pasarse a los productos ecológicos.

“Seguimos los pasos de nuestro hermano mayor, uno de los primeros en trabajar en agricultura ecológica hace cuarenta años. Nuestros productos no son los más efectivos, pero es la opción que hemos tomado, más respetuosa con el medio ambiente”, destaca el productor. Adicionalmente, deja entrever que además de aumentar la demanda, también cada vez son más los agricultores que se suman a este tipo de actividades. Se empiezan a ver los frutos de la cultura agroecológica genera en el mundo entero.

Top