Estás aquí
Inicio > Conciencia ambiental > Los niños tienen otra causa de muerte: el medio ambiente

Los niños tienen otra causa de muerte: el medio ambiente

La OMS tiene una tarea tremenda con la muerte infantil

Noti-RSE

Que casi dos millones de niños mueran al año por enfermedades causadas por contaminación del aire, las deficiencias en el suministro de agua, la exposición a productos químicos y la falta de sanidad e higiene, es para darle un tirón de orejas a la OMS.

“Un entorno contaminado es un entorno mortífero para los niños”, admitió la directora general de la OMS, Margaret Chan.
Al mismo tiempo, dijo que los infantes son muy vulnerables a infecciones respiratorias, diarreas, las afecciones neonatales y enfermedades parasitarias.

“El uso de combustibles como el carbón o estiércol principalmente para tareas domésticas es aún una práctica común entre la mitad de la población mundial”, soltó María Neira, directora del Departamento de Salud Pública de la OMS.

Los infantes son los más vulnerables ante la contaminación ambiental

El smog y tóxicos expulsados por carros, junto con la exposición de fumador pasivo aumentan el riesgo de derrames cerebrales, cáncer o enfermedades como el asma.

44 por ciento de los casos de asma infantil, no es más que una consecuencia de la contaminación. Y aunque bajase el número de muertes por enfermedades diarreicas 360.000 niños fallecen cada año, por acceso limitado a agua potable y saneamiento e higiene inadecuados.

La organización sostiene que, “son especialmente peligrosos para los cerebros en desarrollo de los bebés los metales pesados como el mercurio o el plomo”, según la científica Annette Prüss-Ustün.

El Mercurio y el Plomo pueden ser los principales enemigos de la salud de los niños

Por otra parte, los informes han dejado al descubierto que 200.000 casos de estas muertes se atribuyen a otras enfermedades como el paludismo, se pueden prevenir gracias a la eliminación progresiva de criaderos de mosquitos, que se encargan de portar y transmitir el virus.

Y por si fuese poco, anualmente 200.000 pequeños en el mundo entero, con edad cercana a los cinco años pierden la vida por caídas, accidentes de tránsito, envenenamientos, incendios o  ahogamiento.

 

Top