Estás aquí
Inicio > Novedades ecológicas > Y Trump sigue con sus barbas ardiendo

Y Trump sigue con sus barbas ardiendo

USA sigue metida en un hervidero

Noti-RSE

Donald Trump, desde que asumió la presidencia de los Estados Unidos, es un iceberg con una serie de pensamientos equivocados para muchos sectores de la sociedad. Del color de la alerta naranja, hoy en alerta roja, no hay duda de que su peculiar pensamiento ha traído consecuencias impensadas: su postura, quizás, desafiante y su arriesgada decisión de retirarse del Acuerdo de París,  confirma una sospecha de muchos de los miembros del mismo.

Sin embargo, sus ideología hicieron algo que no estaba en los planes de nadie: unió lo que no pudo unir el propio Acuerdo de París en su grupo de los no estatales: ciudades, empresas, académicos y científicos. Unió a un considerable conglomerado de empresas del sector energético con las de servicios (a quienes les resulta más fácil reducir emisiones). Es decir, juntó a Exxon con Google, a Chevron con Microsoft, entre otras alianzas con fines ambientalistas que espera traigan resultados más que buenos al planeta.

Cuando se supo que Trump armó  un consejo asesor con empresarios de los sectores más sólidos de la economía, promoviendo la esperanza de que le fuesen respaldadas sus políticas en materia ecológica, hizo que @elonmusk, de Tesla Motors; @RobertIger, de Disney; y @LloydBlankfein, de Goldman Sachs, diesen un paso al costado como una clara señal de protesta contra sus ideales.

Musk confesó: “Abandonar París no es bueno para el mundo”. Los empresarios no han podido comprender que las decisiones de Estados Unidos pueden desembocar en una tendencia económica contundente, en su afán de avanzar en el mundo de las energías renovables, monopolizar el mercado.

Por su parte, Mike Bloomberg lideró el documento “Aún estamos adentro”, en nombre de aquellas número de ciudades, estados, empresas y organizaciones que se oponen a los planteamientos del Estado norteamericano. Amanecerá y veremos.

Top