La gasolina y las consecuencias para respirar

Los terribles efectos de la gasolina en los seres humanos

Novedades ecológicas

Noti-RSE

Los accidentes cerebrovasculares, cáncer e infecciones respiratorias son las principales causas de muertes por contaminación ambiental. A diario inhalamos los desechos de la gasolina en la calle así que… saquen sus conclusiones.

Para 2018, en Colombia, el Gobierno desea reducir un 8 por ciento la tasa de mortalidad por enfermedades no transmisibles, según José Fernando Valderrama, subdirector de enfermedades no transmisibles del Ministerio de Salud, durante el simposio ‘Vivir más y mejor: La calidad del aire y nuestra salud’, organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes, la Fundación Santa Fe de Bogotá y la organización ‘Ciudades que Respiran’.

Los terribles efectos de la gasolina en los seres humanos
La gasolina y las consecuencias para respirar

“Se estima que un 40 por ciento de estas enfermedades provienen de los motores a gasolina”, admitió Jeff Scharping, director de la Urban Air Initiative, organización dedicada a mejorar la calidad del aire.

“En Estados Unidos, la gasolina reformulada -más limpia y con menos tóxicos- ha reducido en un 19 por ciento el riesgo de cáncer pulmonar en fase uno y un 22 por ciento en fase 2. Es por eso que se promueve el uso de biodiesel -nuestra meta es tener 4.000 millones de galones  para 2022-, pues no contiene hidrocarburos aromáticos, ni azufre, y proporciona oxígeno”, dijo Angela Tinn, vicepresidente de salud ambiental de American Lung Association.

Scharping indicó que de unos 400 químicos involucrados en la gasolina, 25 por ciento son aromáticos y a la postre son agentes cancerígenos, generando material que puede entrar al organismo y afectar la salud. Advirtió que «se usan porque producen octano, un elemento vital para prevenir la explosión prematura de la gasolina y que además da buen desempeño al motor».

“Al aumentar de 15 a 25 por ciento la presencia de aromáticos en la gasolina, las emisiones de benceno, tolueno y xileno pasan de 52 a 103 por ciento”, sostuvo el experto.

El etanol y el biodiesel, añadió, no contienen aromáticos, y son responsables de la producción de material particulado ultrafino. Al respecto, Juan Pablo Ramos, personal del departamento de Ingeniería civil y ambiental de la Universidad de Los Andes, aseveró que «el cambio de combustible es una de varias opciones para contrarrestar esta problemática, pues el uso de carros eléctricos también se ha convertido en una alternativa para reducir la emisión de contaminantes. Hay que mirar integralmente el problema para saber cuál es la mejor opción en cada país”.