ONU llama a descarbonización radical

RSE RSE-Venezuela

El nuevo balance global de la ONU confirma lo que la comunidad científica ha venido anunciando con anterioridad: el mundo se encamina hacia un calentamiento que superará los objetivos establecidos en el Acuerdo de París en 2015. Estos objetivos son limitar el aumento de la temperatura global a 2°C e idealmente a 1.5°C, de acuerdo con Edie.

Sin embargo, los científicos del clima advierten que, si superamos estos límites, enfrentaremos riesgos catastróficos que podrían convertir vastas áreas del planeta en lugares inhabitables. En este contexto, el reciente informe proporciona información crucial sobre el estado actual de nuestro planeta e insta a gobiernos, empresas y la sociedad en general la descarbonización radical.

Cambio climático: Sentencia de muerte

La crisis climática ya está ocurriendo; sin embargo, si no tomamos acciones radicales para mitigarla, eventos extremos como sequías prolongadas, inundaciones masivas, aumento del nivel del mar, tormentas y cambios drásticos en los patrones climáticos se intensificarán.

Estos eventos no solo afectarían al medio ambiente, sino que tendrían un impacto directo en la vida de las personas. Lo que hace que esta situación sea aún más preocupante es que las naciones insulares del Sur Global, que incluyen pequeñas islas en los océanos Pacífico, Índico y Atlántico, son especialmente vulnerables al aumento del nivel del mar.

Para muchas de ellas, cualquier aumento adicional de temperatura se considera una sentencia de muerte, ya que sus territorios podrían quedar sumergidos bajo el agua, forzando a sus habitantes a desplazarse y perdiendo sus hogares y formas de vida tradicionales.

Momento crítico para la acción climática

Ante los nuevos datos alarmantes, la ONU insta a la descarbonización radical, recortes profundos e inmediatos de las emisiones en todos los sectores y regiones para acelerar considerablemente los niveles de progreso y poder cumplir con los objetivos climáticos. Se requiere una reducción de al menos el 43% en las emisiones globales anuales para 2030.

El informe también señala que, a pesar de los esfuerzos temporales durante los bloqueos de la pandemia de la COVID-19, las emisiones del sector energético, en particular del carbón, continúan aumentando. Según la Agencia Internacional de Energía (IEA), 2022 marcó un récord mundial en el consumo de carbón, a pesar de las promesas de reducir el uso de este combustible fósil altamente contaminante.

En respuesta al informe, el Dr. Sultan Al Jaber, presidente designado de la COP28, ha declarado la necesidad de descarbonizar rápidamente tanto el lado de la oferta como el de la demanda del sistema energético al mismo tiempo. Esto significa reducir drásticamente las emisiones de carbono que provienen de la quema de combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón.

No obstante, en su papel como presidente designado de la cumbre climática COP28, Al Jaber representa a los Emiratos Árabes Unidos (EAU), quienes han sido criticados por evitar una transición inmediata lejos de los combustibles fósiles hacia fuentes de energía más limpias.

Mantener vivo el Acuerdo de París requiere descarbonización radical

El informe destaca varios puntos clave que arrojan luz sobre por qué esta transición justa es esencial en la lucha contra el cambio climático:

1. Oportunidades rentables:

Una de las principales conclusiones del informe es que existen oportunidades rentables para mantener vivo el Acuerdo de París. Esto significa que las tecnologías y el financiamiento necesarios para abordar la crisis climática están disponibles. Sin embargo, el tiempo apremia, ya que la «ventana de oportunidad» para implementar estas soluciones se está cerrando rápidamente. Es esencial que se tomen medidas concretas de manera inmediata.

2. Costos de la inacción:

El informe destaca un punto crucial: No tomar medidas será mucho más costoso que invertir en descarbonización, cambios en los sistemas alimentarios y adaptación a corto y mediano plazo. Esto subraya la urgencia de actuar y la importancia de asignar recursos financieros adecuados para abordar el cambio climático.

3. Empleos verdes y servicios asequibles:

A menudo se argumenta que la transición hacia una economía baja en carbono puede ser perjudicial para los trabajadores y las economías. Sin embargo, el informe desafía esta idea al destacar que las políticas climáticas bien diseñadas pueden ayudar a sacar a las personas de la pobreza. Esto se logra mediante la creación de empleos verdes bien remunerados y la prestación de servicios asequibles y con bajas emisiones de carbono, como el transporte público y la energía. La transición no debe ser vista como una amenaza para el colaborador promedio, sino como una oportunidad para un futuro más sostenible.

descarbonización radical

4. Esfuerzo sostenido y cambio global:

El informe reconoce que el esfuerzo necesario para abordar el cambio climático debe mantenerse durante décadas. Esto implica una revisión completa de la situación actual, incluidos los sistemas financieros globales y la cooperación internacional en la formulación de políticas verdes. Las naciones deben integrar los riesgos del cambio climático en todas las áreas de planificación y toma de decisiones, además de implementar requisitos más rigurosos para que las empresas revelen sus emisiones y establezcan planes basados en la ciencia para reducirlas.

A manera de conclusión, la descarbonización radical no sólo es necesaria, sino que también es rentable y equitativa. La inacción es más costosa, pero sobre todo es una responsabilidad social de las empresas y gobiernos.

Ver fuente