La rigidez de las vacaciones y la inflación, principales obstáculos para los viajes sostenibles

Comunidades

Así lo afirma el estudio «Los españoles y el papel de los empresarios y las escuelas para fomentar viajes más responsables», de Evaneos. Según la publicación para el 65% de las y los ciudadanos la sociedad en la que vivimos no fomenta los viajes respetuosos con el medio ambiente.

El turismo sostenible se refiere a una forma de turismo que tiene en cuenta los aspectos económicos, sociales y ambientales, con el objetivo de minimizar los impactos negativos y maximizar los beneficios a largo plazo para las comunidades locales, el medio ambiente y los visitantes. Este busca equilibrar el desarrollo económico con la conservación de los recursos naturales y culturales, así como promover la participación y el beneficio de las comunidades locales.

Para conocer en mayor profundidad que ocurre en nuestro país en relación al turismo sostenible, Evaneos, empresa pionera en turismo de impacto, ha publicado los resultados de su encuesta «Los españoles y el papel de los empresarios y las escuelas para fomentar viajes más responsables», realizada sobre una muestra de 1.000 ciudadanos, que revela que el 65% de las y los españoles considera que la sociedad en la que vivimos no fomenta los viajes respetuosos con el medio ambiente. El estudio ha sido replicado en Francia, Alemania e Italia.

La publicación muestra que la ciudadanía de nuestro país considera que los empresarios deberían ser más flexibles con la asignación de los días de vacaciones. Más del 84% de los encuestados por la plataforma especializada en viajes responsables opina que sus jefes son demasiado rígidos y que deberían aceptar que se cojan días libres fuera del calendario escolar, ya que esto les permitiría planificar sus vacaciones fuera de la temporada alta. Casi la mitad de los encuestados (46%) confiesa que le gustaría disfrutar de al menos dos semanas seguidas de vacaciones fuera del periodo estival, pero que su empresa no se lo permite. Ciertamente, las y los españoles están mucho más preocupados porque el sistema de vacaciones se flexibilice (93%) que la media de sus vecinos europeos. Solo Italia (96%) es más demandante respecto a la concesión de días libres.

El 64% de los españoles cree que la introducción de medidas de flexibilidad como la semana laboral de 4 días en las empresas favorecerían que optasen por medios de transporte más ecológicos en sus desplazamientos vacacionales. Pese a que el 70% de los consultados desea reducir su huella de carbono, la inflación habría hecho mella en sus buenas intenciones. Para el 69% los precios serían uno de los obstáculos para viajar durante más días, lo que les permitiría tomar medidas sostenibles como alargar su estancia en el destino (67%) coger un transporte más ecológico (el tren en lugar del avión o el coche particular, algo por lo que optaría el 64%) o pasar tiempo en la naturaleza haciendo actividades como el senderismo (66%). El estudio advierte que más de la mitad (59%) de los encuestados estarían dispuestos a aumentar su presupuesto para viajar de forma responsable. De hecho, el estudio revela que los españoles serían menos sensibles al encarecimiento de la vida en comparación a sus vecinos europeos: para el 87% de los encuestados franceses, el 85% de los italianos y el 79% de los alemanes la inflación complica acceder a opciones de viaje más sostenibles.

Flexibilidad en madres y padres

El estudio muestra que hacer coincidir el calendario escolar con el periodo de vacaciones deseados es uno de los problemas a los que se enfrentan los viajeros con hijos y uno de los principales impedimentos para que las vacaciones se tomen de manera más escalonada, evitando atascos, aglomeraciones y tensión en los destinos de vacaciones. Respecto a la posibilidad de que sus hijos falten a la escuela para viajar, la mayoría de las madres y padres españoles se muestra abierto a la idea. De hecho, el 26% de los españoles ya se ha llevado a sus hijos de vacaciones fuera del periodo vacacional escolar, perdiendo más de una semana de clase. El 32% estaría dispuesto a que sus hijos faltasen hasta 3 jornadas para viajar con ellos y solo el 22% se opone a que sus hijos pierdan días lectivos por este motivo.

En relación a los otros países europeos en donde se llevó a cabo la investigación, el informe muestra que los padres españoles son más flexibles que los franceses, alemanes e italianos. Frente al 65% que han permitido que sus hijos pierdan clase, solo el 37% de los franceses ha tomado esta medida para flexibilizar sus vacaciones, el mismo porcentaje que los alemanes. Aún muy por debajo de los españoles, más de la mitad de los italianos (59%) sí ha utilizado esta opción. Se observa que 7 de cada 10 encuestados españoles está convencido que si las familias viajaran más a menudo fuera de los periodos de vacaciones escolares se reducirían el turismo de masas y los picos de contaminación debidos a factores como el transporte.

Históricamente, agosto es el mes de vacaciones por excelencia de los españoles, un periodo de alza de las temperaturas, vacaciones escolares y descenso en la producción de muchas industrias. Preguntados sobre sus planes de viaje, el verano sigue siendo la opción preferida por la mitad de los españoles aunque los hábitos van cambiando con el ritmo de los tiempos: el 48% planea utilizar algunos de los días de sus vacaciones después de agosto o antes de junio (44%), cuando hay menos turistas en los destinos.

Ver fuente