Cuál es la estrategia de Meta para reducir sus emisiones

RSE RSE-Venezuela

En un contexto en el que la responsabilidad ambiental y la reducción de emisiones se han vuelto prioridades cruciales, las principales empresas están adoptando estrategias innovadoras para abordar sus huellas de carbono y contribuir a un futuro más sostenible, según informa Green Biz.

Dentro de este panorama, Meta Platforms, Inc. (anteriormente conocida como Facebook Inc.), una empresa de tecnología reconocida a nivel mundial, se ha embarcado en una ambiciosa iniciativa para reducir sus emisiones de Alcance 3. Estas emisiones son una parte esencial de la huella de carbono total de la compañía y son más difíciles de controlar y medir debido a su naturaleza dispersa y diversificada.

Reducir emisiones, un pilar para Meta

En un notable aumento en términos reales, aunque no en proporción a la mezcla general, la empresa de tecnología Meta reportó 8.5 millones de toneladas métricas de CO2 equivalente en emisiones del Alcance 3 para el año 2022, en comparación con las 5.8 millones de toneladas métricas de CO2e en 2021.

Aunque parte de este incremento se debió a modificaciones en la metodología de contabilidad de carbono de Meta, que pasó a utilizar datos más específicos en lugar de promedios o estimaciones, esto resalta el desafío que enfrentan muchas grandes empresas en su camino hacia la neutralidad de carbono.

Sin embargo, para abordar este problema, Meta ha adoptado una estrategia basada en tres pilares. El primero implica priorizar la descarbonización en las decisiones comerciales. Esta etapa busca integrar la reducción de emisiones en todas las etapas de la toma de decisiones empresariales, desde la planificación hasta la ejecución. Al centralizar la descarbonización en sus operaciones, Meta aspira a minimizar el impacto ambiental de sus actividades y avanzar hacia su objetivo de cero neto.

Meta se compromete con la sustentabilidad

La segunda fase de la estrategia involucra la colaboración con los proveedores para disminuir sus emisiones. Consciente de que gran parte de su huella de carbono proviene de su cadena de suministro, Meta trabaja junto a sus proveedores para establecer objetivos de reducción de emisiones basados en la ciencia. Al alinear sus esfuerzos con los de sus proveedores, la compañía aspira a influir en la reducción de emisiones en todas las etapas de producción y suministro.

Por último, la tercera fase de la estrategia se enfoca en identificar proyectos de reducción de emisiones en su cadena de valor que puedan contrarrestar los aumentos en las emisiones. A través de una «solicitud de información (RFI)», Meta busca conectar con entidades capaces de originar o apoyar proyectos de reducción de emisiones.

Este último enfoque constituye la base de la estrategia de Meta para reducir sus emisiones. Los dos pilares previos se centran en priorizar la descarbonización en las decisiones comerciales y colaborar con proveedores para reducir sus emisiones.

Identificar proyectos de reducción de emisiones

Entre los sectores que está investigando para identificar proyectos de reducción de emisiones se encuentran:

  • Transporte de mercancías duraderas, como el hardware y los equipos de red necesarios para sus centros de datos.
  • Transporte marítimo y aéreo, reflejando el origen de muchos productos de tecnología de la información.
  • Fabricantes y productores de versiones de bajo carbono de materiales como cemento, concreto, cobre y acero.
  • Fabricación de semiconductores.
  • Equipos industriales de calefacción y refrigeración.
  • Hidrógeno verde.

Este proceso ha sido esencial para la estrategia de Meta en la reducción de sus emisiones. La empresa ha identificado que una parte significativa de sus emisiones proviene de su cadena de valor, es decir, de proveedores y clientes involucrados en la producción y uso de los productos y servicios de Meta.

En resumen, mediante la investigación y la colaboración con actores en estos sectores, Meta puede influir de manera más directa en la implementación de prácticas más sostenibles y en la adopción de tecnologías de bajo carbono. Esto beneficia no solo a Meta en la reducción de sus propias emisiones, sino que también contribuye al avance de la sostenibilidad en la industria en general.

Ver fuente