Día Mundial del Medio Ambiente: Desafíos ambientales que enfrentan los sectores económicos clave

Comunidades

Publicado el

Hoy, 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, una jornada impulsada por Naciones Unidas para sensibilizar a los estados, empresas y sociedad en general sobre la importancia de preservar los ecosistemas y garantizar el futuro del planeta. En este contexto, la agencia ComBoca ha realizado un análisis en colaboración con sus clientes para abordar los desafíos ambientales que enfrentan diversos sectores económicos. En este artículo, compartimos cinco entrevistas con referentes de diferentes áreas, ofreciendo perspectivas clave sobre este tema crucial.

Día Mundial del Medio Ambiente: Desafíos ambientales que enfrentan los sectores económicos clave

Hoy, 5 de junio se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente, una fecha promovida por Naciones Unidas para concienciar a los estados, las empresas y la sociedad en general sobre la importancia de preservar los ecosistemas y asegurar el futuro del planeta. La reducción del impacto ambiental se erige como una pieza clave en la lucha contra el cambio climático, siendo un compromiso esencial tanto por responsabilidad y convicción empresarial como por la necesidad de cumplir con la normativa ambiental europea.

Con motivo de la efeméride, la agencia  ComBoca  ha llevado a cabo un análisis en colaboración con sus clientes para explorar los desafíos ambientales que enfrentan varios sectores económicos, así como las medidas necesarias para superarlos y las nuevas iniciativas propuestas para promover la sostenibilidad dentro de las compañías. Compartimos aquí cinco entrevistas a referentes de diferentes sectores:

Viola Migliori, country manager para el Sur de Europa Evaneos

¿Cuál crees que es el principal desafío ambiental que enfrenta el sector turístico a corto plazo?
La industria del turismo se enfrenta a tres desafíos principales: reducir sus emisiones de carbono, gestionar el sobreturismo y lograr una redistribución justa del valor. Los tres desafíos están interrelacionados, por lo que debemos ponerlos al mismo nivel y abordarlos de forma paralela. Solo será posible garantizar una economía turística sostenible en todo el mundo.

¿Qué medidas crees que deberían impulsarse para superarlos, tanto a nivel privado como desde la Administración?

Todos los actores privados del turismo deberían trabajar para reducir la huella de carbono del turismo promoviendo vuelos de corta distancia en lugar de larga distancia, impulsando el uso del tren, ofreciendo alojamientos ecológicos, etc. Hay que redirigir los flujos turísticos a destinos menos conocidos o en temporada baja. Y trabajar con agentes locales responsables en los lugares de destino, para redistribuir el dinero generado por el turismo de manera que el beneficio no se quede solamente en las grandes empresas internacionales. Además, los destinos también pueden establecer cuotas de visitantes, promover alternativas y temporadas bajas, o regular los alojamientos para controlar la capacidad de los destinos. Por ejemplo, para reducir la intensidad de las emisiones de carbono, algunos aeropuertos como el de Ámsterdam han establecido una cuota de número de vuelos por año. Nada debe quedar fuera de la mesa cuando se trata de crear un mejor sector turístico y un mejor futuro para el planeta.

¿Cuál es el próximo desafío ambiental de Evaneos?

No puedo revelar demasiado, pero tendremos un Plan de Descarbonización para finales de 2024 que detallará todas las medidas que iremos implementando hasta 2030 y 2050 para reducir nuestra huella de carbono. Además, también anunciaremos varias decisiones comerciales importantes para luchar, en lo que nos concierne, contra el sobreturismo y, con suerte, inspirar a otros actores del sector a hacer lo mismo.

José Luis Aguirre, coCEO Eranovum

¿Cuál crees que es el principal reto ambiental al que se enfrenta el sector de las renovables en el corto plazo?

El reto es sacar el máximo provecho a las plantas fotovoltaicas a nivel medioambiental  y no tener que “compensar” el posible daño causado en la zona, sino aportar valor desde el inicio, pasar a una fase más propositiva y ejecutiva que defensiva o mitigadora. Por ejemplo, hay zonas de las plantas fotovoltaicas donde la fauna silvestre se ha regenerado porque busca refugio en ellas, y se ha observado un aumento de la población de aves. Y su integración con la agricultura, en lo que se llama agrivoltaica, está permitiendo que las plantas puedan compatibilizar agricultura y producción de energía.

¿Qué medidas crees que deberían impulsarse para superarlo, tanto a nivel privado como desde la Administración?

La Administración ya ofrece una guía completa con medidas de compensación y mitigación para que la empresa privada cumpla. Pero agradeceríamos que hubiera mecanismos no tanto de penalización, sino de estímulo, y que se trabajara de manera conjunta para encontrar las mejores soluciones. Que se vaya un paso más allá de las medidas típicas o más conservadoras, hacia algo más adaptado a la realidad propia de la localización de la planta fotovoltaica y del entorno. Una idea interesante sería que hubiera un mecanismo para que los vecinos de la planta pudieran consumir directamente la energía que esta genera. Ellos son los que sufren su impacto, por lo que tendría sentido que fueran los primeros consumidores de esa energía, y que esto se pudiera gestionar fácilmente, como un beneficio social a las comunidades que están cerca.

¿Cuál es el próximo reto ambiental de Eranovum?

Desde Eranovum trabajamos continuamente para que nuestras plantas fotovoltaicas se integren en el territorio y ayudando con medidas de compensación. En nuestras plantas de Olmedilla y Sabinar hemos implementado medidas como reducir el impacto visual de las plantas, conservar las encinas que había, destinar fondos a habilitar una superficie cercana de 700 hectáreas para preservar el hábitat de la grulla, instalar un perímetro verde que incluso mejora la situación original, dejar espacios para corredores ambientales para que la fauna tenga su espacio, etc.

Miquel Manzanas, CEO y cofundador Tecfys

¿Cuál crees que es el principal reto ambiental al que se enfrenta el sector de la electrónica de consumo en el corto plazo?

El principal reto es la conciencia de cada uno de nosotros de que las pequeñas decisiones que tomamos en nuestro día a día afectan en gran escala a las emisiones de CO2 y generación de desechos electrónicos. Estamos obligados a utilizar y renovar constantemente el equipamiento tecnológico de nuestras oficinas y trabajadores, y es muy complicado saber para cuánto tiempo lo vamos a necesitar. Por eso, en Tecfys proponemos a las empresas que apuesten por equipos reacondicionados en estado excelente, que tienen las mismas prestaciones que equipos nuevos, y llegamos ahorrar un 70% en emisiones de CO2 por cada equipo.

 ¿Qué medidas crees que deberían impulsarse para superarlo, tanto a nivel privado como desde la Administración?

La Administración poco a poco empezará a fomentar la utilización de productos reacondicionados en las empresas. Aunque hoy día es un procedimiento voluntario, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética transformará esta práctica en una medida obligatoria. Se espera que en el primer semestre de 2024 se publique la lista de empresas que deberán calcular y reducir su huella de carbono en el plazo de un año. Se anticipa que deberán realizar este cálculo las empresas con 50 o más empleados, así como aquellas que facturen más de 10 millones de euros anuales. Es un primer paso, pero entendemos que eso será aplicado a cualquier empresa de cualquier tamaño.

¿Cuál es el próximo reto ambiental de Tecfys?

Seguimos como desde el primer día intentando hacer que las empresas cambien su mentalidad de compra de producto nuevo por una suscripción flexible a producto reacondicionado. Es un camino que cada vez es más llano y tiene menos obstáculos, gracias a un cambio generacional y una concienciación de la sociedad. Ya hemos ayudado ahorrar más de 70 toneladas de emisiones de CO2 a nuestros clientes, y esperamos multiplicar por mucho esta cifra en los siguientes meses y años.

Aga Lisowska, head of Workspace Experience Impact Hub Madrid 

¿Cuál crees que es el principal reto ambiental al que se enfrenta el sector de real estate en el corto plazo?

El real estate tiene una gran responsabilidad ambiental, ya que la construcción y las viviendas son las responsables del 40% del consumo de energía, del 36% de las emisiones de carbono y del 35% de los residuos. Su reto es conseguir que los edificios sean más sostenibles y con mayor eficiencia energética y que compensen su impacto medioambiental. En los espacios Impact Hub buscamos la mejora continua en cuanto a la prevención de riesgos, tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas; la reducción y control de emisiones y la optimización de la gestión de recursos ambientales. 

¿Qué medidas crees que deberían impulsarse para superarlo, tanto a nivel privado como desde la Administración?

Por ejemplo, apostar por la economía circular, reducir al mínimo los residuos generados y elegir la reutilización, reparación y reciclaje de materiales y productos. Elegir productos y procesos que reduzcan el volumen y la toxicidad de los materiales que conforman los residuos, que conserven y recuperen los recursos naturales y no acaben en un vertedero o incinerados. Promover e impulsar el compromiso de los empleados y los clientes hacia las políticas ambientales de la organización. La participación activa del personal es indispensable para conseguir una mejora continua del comportamiento ambiental.

¿Cuál es el próximo reto ambiental de Impact Hub?

Este año hemos puesto en marcha un Plan de sostenibilidad medioambiental de los espacios de Impact Hub en el que nos hemos marcado el objetivo de reducir un 3% el consumo de agua y energía. Además, nos hemos propuesto introducir la medición de kilos de plástico que se desecha en el día a día en los espacios. Una vez que consigamos los datos reales, vamos a fijarnos varias metas para reducir este desperdicio.

Pierre Taslé d’Héliand, coCEO en España Electra

¿Cuál crees que es el principal reto ambiental al que se enfrenta el sector de la electromovilidad en el corto plazo?

La electromovilidad es el reto de nuestro siglo. El ser humano debe poder desplazarse sin contaminar, acabando de una vez por todas con el petróleo. A corto plazo, nuestra misión es fomentar la movilidad eléctrica lo más rápidamente posible. Los actores españoles e inversores extranjeros del sector están preparados desde hace años para dar el salto, sin embargo los números no acompañan. España se encuentra a la cola de los países europeos, aunque el tejido industrial y las inversiones estaban preparadas. Tenemos un año para darle la vuelta a la tortilla y todos juntos, tanto el sector privado como las administraciones, podremos conseguir este reto.

¿Qué medidas crees que deberían impulsarse para superarlo, tanto a nivel privado como desde la Administración? 

Por ejemplo, un Plan Nacional de Infraestructura de Recarga que aborde los problemas específicos de España, o la creación de un Centro Estatal para el despliegue de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos que se encargue de la coordinación y la gobernanza. También esperamos que el plan MOVES IV conlleve una flexibilización temporal en el proceso de otorgamiento de las ayudas, para que puedan aplicarse directamente al comprar el vehículo. La llegada de los créditos de carbono, o e-Credits, permitirá también fomentar la movilidad eléctrica y la producción de energía verde creando un nuevo dispositivo financiero regulando las empresas que no cumplan con los objetivos carbonos y añadiendo una línea de ingresos nada despreciable para las empresas que impulsan una energía descarbonizada.

¿Cuál es el próximo reto ambiental de Electra?

En dos años de existencia de Electra hemos ahorrado 13.000 toneladas de carbono, y con las 250 electralineras de nuestra red de recarga ultrarrápida en Europa esperamos doblar este número a finales de año. En 2030 calculamos tener 2.000 electralineras con las que esperamos ahorrar 100.000 toneladas de carbono.

¡Comparte este contenido en redes!

Ver fuente