Hasta los Reyes Magos son ecológicos

Hasta los Reyes Magos son ecológicos

Novedades ecológicas

Noti-RSE

El día de Reyes un muy buen momento para que los niños hagan “limpieza”; es decir, que sean ellos los que decidan qué es lo que ya no quieren usar -o decir cuál juguete no quieren en su cesta- y en lo posible regalar estos juguetes a quienes puedan reutilizarlos.

Siempre es agradable dar y si ese sentimiento se siembra en los más pequeños, se les enseña a ser consciente que otros pueden usar lo que ya no nos hace falta. Esta enseñanza, es un regalo que les va a durar para la posteridad.

Lo que no puede ser arreglado o reparado, por mucho valor sentimental que se le tenga, debe ser desechado junto con nuestros hijos, llevándolos a botarlos en los contenedores adecuados para cada objeto, según su material. Reciclar es la mejor forma de cuidar.

Si una niña quiere un determinado juego y un niño uno igual o más costoso, dárselos implica la oportunidad de ser un buen padre en el futuro. Los Reyes deben asegurarse de que los juguetes o regalos deben estar hechos con materiales, en la medida de lo posible, biodegradables, que sean educativos y que incentiven a que los infantes se pongan creativos, evitar que se le incite a la violencia y que estén fabricados de forma sostenible. Es algo difícil, pero no imposible de lograr.

Otra alternativa es cambiar un juguete por otro de su agrado, pero esto no aplica en todo momento, ya que, desde el punto de vista de los padres, no hay nada mejor que los niños rompan los papeles de regalo o abran cajas selladas, atentando contra una posible devolución, pero siempre queda la opción de los vales en tiendas de juguetes, para que los niños puedan escoger justo lo que les guste.