El proyecto MIDAS advierte sobre el desprendimiento de un Iceberg

Icebergs ponen al mundo en vilo

Novedades ecológicas

Noti-RSE

Un iceberg de enormes proporciones, se estiman unos 5.800 kilómetros cuadrados se desprendió del segmento Larsen C de la antártida el pasado 12 de este mes.

Los científicos del proyecto MIDAS fueron los primeros en evaluar muy de cerca la evolución de este suceso natural, que tanta alarma genera en el mundo. El iceberg será denominado como A68 y su peso es, aproximadamente, de ¡un billón de toneladas!, el cual minimiza la superficie de la Antártida. Pero el impacto no será inmediato ya que, gracias a su notable tamaño, va a demorar unos cuantos años en derretirse y desaparecer.

Sin embargo, la plataforma Larsen C será mucho más inestable gracias a este desprendimiento, ocurriéndole lo mismo que a la plataforma Larsen B en 2002, la cual se desintegró por una causa similar. Aunque el seguimiento de este estudio de la brecha de Larsen C data desde el año 1995, cuando el Iceberg Larsen A se quebró.

Que ocurriese este hecho era cuestión de tiempo, aunque los expertos no pueden ocultar su sorpresa por los lapsos de tiempo que demoró en pasar. Desde hace tiempo, estos investigadores ya venían advirtiendo de este acontecimiento y que iba a ocurrir este año. Además argumentaron que es uno de los más grandes registrados y es difícil predecir su futuro progreso, ya que es actualmente –aún- un solo bloque, pero es más que factible que siga fragmentándose.

Esta gigantesca masa de hielo puede quedarse en la zona de la rotura o poder seguir su cauce hacia zonas más cálidas (hacia el sur). De cualquier manera, el iceberg seguirá sin un rumbo definido, ocasionando un posible impedimento de algunas rutas marítimas, más turísticas que comerciales, sobre todo en América del Sur, además de una posible crecida del nivel del mar. Aquellas embarcaciones (transatlánticos, buques, etc) que deban pasar por esta zona, van a tener que estar más prevenidos que nunca para evitar posibles catástrofes.