Cuidado con las Olas de Calor

Cuidado con las Olas de Calor

Novedades ecológicas

Noti-RSE

Casi ¾ partes de la población estará expuesta a olas de calor para el año 2100 si las emisiones de gas carbónico crecen a los ritmos que van, según un estudio publicado en ‘Nature Climate Change‘. Incluso, si se reducen profundamente, se estima que el porcentaje de la población humana mundial afectada alcance casi un 48 %.

«Nos estamos quedando sin opciones para el futuro«, advierte el autor principal del estudio, Camilo Mora, profesor de Geografía en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Hawaii, en Manoa, Estados Unidos. “Muchas personas de todo el mundo ya están pagando el precio final de las olas de calor y aunque los modelos sugieren que es probable que continúe, podría ser mucho peor si las emisiones no se reducen considerablemente” argumenta.

El cuerpo humano sólo funciona en un rango de temperaturas corporales de alrededor de 37º C. Las olas de calor son un alto riesgo para la vida humana porque el clima caluroso, con alta humedad, puede hacer que suba la temperatura corporal, llevando a estados que atenten la vida de la gente.

Mora realizó una extensa revisión, encontrando más de 1.900 casos en todo el mundo, donde las altas temperaturas ambientales han matado personas desde 1980.

Al analizar el clima, los investigadores hallaron lugares donde las temperaturas y las humedades pueden ser mortales. El área del planeta donde se atraviesa esta situación, suele mantenerse por 20 o más días al año, proyectando de manera alarmante que crecerá a pesar de emplear drásticos recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Actualmente, 30 por ciento de la población humana del mundo está expuesta a este tipo de condiciones cada año. Ejemplos como la ola de calor de 2003 en Europa que mató a casi 70.000 personas, la de Moscú de 2010 que fulminó la vida de 10.000 personas y la ola de calor de Chicago de 1995 que provocó 700 personas fallecidas son ejemplos del riesgo para la vida.

Antes se sabía poco acerca de lo frecuente de esas olas de calor fatales. El equipo de investigadores y estudiantes se ha puesto manos a la obra para responderle al mundo esa pregunta.