El Kaskawulsh se deshiela

Se derriten los glaciares del Norte

Novedades ecológicas

Noti-RSE

El derretimiento, el cual va a un ritmo muy acelerado, de uno de los mayores glaciares del Río Yukón ubicado en el nórdico Canadá, exactamente en el noroeste del país, ya anda haciendo estragos: hizo desaparecer un río en apenas cuatro días. Al paso que va, las consecuencias pueden ser devastadoras.

El agua del caudal, ya se ha desviado totalmente hacia otro. Por lo tanto, los científicos ya empiezan a preocuparse pues consideran que es apenas el primer caso observado de piratería fluvial de una forma tan repentina.

Los especialistas, quienes se han  tomado la tarea de documentar este fenómeno, lo consideran un ejemplo inquietante y para seguir con lupa, pues es un claro ejemplo de cómo el calentamiento global está haciendo de las suyas y que, drásticamente, está distorsionando la geografía del mundo. Canadá es la principal afectada por esto, en este caso.

El agua de deshielo del glaciar Kaskawulsh, se caracterizaba por ir hacia el norte por el río Slims, que llegó a tener hasta 150 metros en su punto más ancho. Sin embargo, el ya desaparecido Slims confluía con el río Yukón en el territorio de Alaska, y que desemboca al mar del Estrecho de Bering, al oeste.

Sin embargo, un derretimiento más rápido hizo que toda el agua tomase un curso hacia el sur, direccionándose al cauce del Río Alsek, el cual desemboca en el océano Pacífico. Un cambio tan abrupto ya ocurrió entre el 26 y el 29 de mayo del año pasado. En la actualidad, el Río Slims está ahora casi seco y los científicos, dolorosamente, ya infieren que la transformación territorial será permanente.